Reflexiones (II) – Los errores de un novato

Si llevas un tiempo entrenando muy probablemente eches la vista atrás y recordarás tu etapa de novato como un momento muy dulce donde casi todo lo hacías mal. Aquí voy a contaros algunos de los errores que cometí yo y otros observados. Quizá te identifiques con alguno si estás empezando, o si llevas tiempo entre pesas es probable que los recuerdes con una ligera sonrisa.

El Templo de la Fuerza - Reflexiones (II) - Los errores de un novato - Imagen 1
Imagen 1 – En todas las etapas de una carrera deportiva se comenten errores, pero lo habitual es que estén concentrados en nuestra época de novatos. (Fuente: enlace).

El ser novato proporciona un arma de doble filo. Antes de entrar con los errores vamos a hablar de las virtudes, que existen y son muchas. La fundamental es que quieres levantar todo lo que te pasa por delante.

El Templo de la Fuerza - Reflexiones (II) - Los errores de un novato - Imagen 2
Imagen 2 – Es común (y bueno) que nos encontremos con ansias por entrenar en nuestros inicios. (Fuente: enlace).

Si eres de la era de internet probablemente te empaparías de información en vídeo, blog, foros, estudios y demás. Irías con más fuerza mental que física. Si eres anterior a la era digital tu alimento habitual serían las artificiales revistas de culturismo/fitness y libros. Sea como fuere tenías ansias por cambiar tu cuerpo.

Al principio, aunque tú no lo sabías, cualquier rutina era buena. El cuerpo quería guerra de cualquier tipo y tú le dabas el doble de dosis. Y creciste, y te veías en la cima del mundo. Incluso empezabas a caminar raro…

La hipercongestión autoinducida es muy habitual cuando empezamos en esto de los hierros. (Fuente: enlace).

Nutrición, ¿qué es eso? Como tu cuerpo respondía como un titán, cuan bestia liberada, no necesitabas pararte mucho con ello. ¡La vida era sencilla, Those were the Days!

Ah, pero aún con esas seguramente en esa mirada hacia atrás cambiarías un montón de cosas, entre las que seguro que algunas de las siguientes se encuentran entre ellas.

 

TÉCNICA

Por mucho que hayamos visto o leído, la ejecución correcta necesita que nos fijemos, trabajar con pesos moderados, supervisión y tiempo. El tiempo… lo queremos todo ya y esto no funciona así.

El error más grande es creer que lo estás haciendo bien. Siempre debes dirigir tu atención a pulir tu técnica. Y quiero enfatizar lo de tu técnica, ya que cada uno de nosotros tenemos un patrón óptimo de movimiento. La técnica que hace tu compañero en ningún caso será la misma a la tuya.

 

EGO

Relacionado con lo anterior. Como nos sentimos imparables no queremos que el ritmo de mejora cese. ¿Qué hacemos? Degeneramos un poco más la técnica y entran un par de kilitos más. Problema, que con toda seguridad no estés estimulando más al músculo, amén de poner en serio riesgo la progresión por ser un zoquete.

Personalmente no tocaría pesos muy altos hasta llevar muchas repeticiones de calidad a las espaldas.

 

NO SABER CUÁNDO PARAR

En la misma línea está el problema de seguir entrenando cuando el cuerpo nos manda señales de que necesita un pequeño respiro. Todavía no conocemos cómo responde nuestro organismo y en la mayoría de casos ante una lesión tiramos para adelante. Un problema que con 4 días de reposos o descanso activo se subsanaría se puede convertir en un problema de meses. Nos creemos un Miura cuando no llegamos ni a vaquilla.

El Templo de la Fuerza - Reflexiones (II) - Los errores de un novato - Imagen 3
Imagen 3 – Es fácil perder la perspectiva sobre uno mismo y creernos invencibles. (Fuente: enlace, enlace).

Otra cuestión es que el cuerpo debe de vez en cuando tomarse un respiro. No es raro que durante el primer año entrenando con pesas no se descanse si una sola semana. Los picos de carga son tan necesarios como los descansos (no es necesario que sean programados).

 

NO CALENTAR

Bueno, este es probablemente el más popular. Quizá cuando empiezas por el poco nivel de fuerza te baste con calentar con las series de aproximación. Los pesos empiezan a subir rápidamente y el tiempo para calentar es el mismo, puede que incluso menos.

No debemos arrastrar esta costumbre. Siempre ha de hacerse una preparación, elevando la temperatura corporal y realizar movimientos semejantes al del ejercicio trabajado, amén de las mencionadas series de aproximación.

No es raro el calentar más de media hora para luego hacer otra media de sentadilla, por ejemplo. Tardé en que me entrara esto en la mollera. Y entró a base de lesiones. Ojo.

 

FIJARSE EN LOS DEMÁS

Otro error gravísimo, y que va más allá de los novatos. Lo diferentes que somos entre nosotros nos obliga a hacer cosas diferentes para obtener resultados semejantes a otra persona.

El Templo de la Fuerza - Reflexiones (II) - Los errores de un novato - Imagen 4
Imagen 4 – Por mucha estima que les tengas a tus ídolos no pretendas seguir sus pasos. (Fuente: enlace, enlace).

No podemos seguir los consejos de los demás a fe ciega, por mucho renombre que tenga. Tampoco guiarnos por su físico, ya que puede ser suerte genética, logrado de manera artificial o una mezcla de ambas. No te dejes embaucar por la industria que pone cebos para generar dinero, lo que nos lleva también al siguiente punto.

 

SUPLEMENTOS

Los suplementos no son necesarios. Ya hablé de ellos en este artículo, pero haré un breve resumen. Son un producto industrial cuya labor de marketing es brutal, necesaria para su comercialización y éxito.

No te dejes el dinero en mil botes de estos porque la mayoría no funcionan o tienen un impacto casi nulo. Para más inri, si te alimentas cubriendo tus necesidades con alimentos no procesados su impacto es cero. No malgastes tu dinero y tus ilusiones.

¿No son útiles en ningún caso? La única ventaja que veo en ellos es la rapidez, facilidad de consumo y transporte. Puedes consumirlos como último recurso, pero que nunca sustituyan a un alimento de verdad si es posible.

 

NO SABER LEER

La lectura conlleva comprensión y análisis. De ahí que muchos, especialmente los novatos, se crean muchas de las cosas que navegan por la red. Si lees “la creatina puede llegar a proporcionar una mejora del 5% del 1RM” no entiendas que “me tomo el doble de dosis y gano un 10%”. Es un ejemplo radical pero pasa, y mucho.

El Templo de la Fuerza - Reflexiones (II) - Los errores de un novato - Imagen 5
Imagen 5 – La creatina es de los pocos suplementos que pueden aportar, especialmente en personas con déficit nutricional. (Fuente: enlace).

Primero que algunos estudios están comprados. Otros están mal hechos. Y en otras ocasiones el lector solo se queda con las conclusiones. Luego ya entra la propia imaginación de tomar el doble de dosis o que ese 5% es para todo el mundo.

 

NO OBSERVAR

El análisis de las situaciones nos diferencia de animales irracionales. Por esto mismo si estás realizando una rutina pon los 5 sentidos en ella y observa cómo interacciona contigo. Solo así sabrás el porqué de su éxito o de su fracaso.

Con los ejercicios lo mismo. Si tienes dolor constante de la espalda indaga cual es la base del problema, quizá no sea tu técnica de peso muerto, sino: falta de calentamiento, región abdominal débil, posiciones de descanso inadecuadas, descompensaciones musculares…

 

NUTRICIÓN, ¿QUÉ ES ESO?

Cuando uno empieza suele preocuparse poco o nada por la alimentación. En las revistas o en canales de YouTube es fácil encontrar atletas que ingieren ingentes (nunca mejor dicho) cantidades de comida procesada con tal de meter calorías.

No hagas lo mismo si quieres mantener tu salud. Esto lo hacen muchos atletas de élite que amén de la comida basura se toman otros “productos” para sus objetivos.

El Templo de la Fuerza - Reflexiones (II) - Los errores de un novato - Imagen 6
Imagen 6 – Es importante cubrir las necesidades calóricas, pero siempre atendiendo a la calidad de las mismas. (Fuente: enlace).

Primero aprende la base e interacciona con los alimentos. Poco a poco irás conociendo la distribución aproximada de sus macronutrientes, y de los beneficios que te pueden aportar. También alimentos con los que tu organismo puede llevarse mejor o peor (incluso los alimentos poco tratados pueden sentarte mal). De nuevo, paciencia.

 

SIN DESTINO FINAL

Cuando uno empieza en el gimnasio no tiene un objetivo deportivo concreto. Los principales motivos suelen ser: perder peso, ganar fuerza o tener más resistencia.

Objetivos excelentes pero que van perdiendo sentido con el paso del tiempo. No debemos conformarnos con simplemente ganar fuerza, sino buscar algo más específico. Por ejemplo, lograr obtener un pico de rendimiento haciendo 10 repeticiones de peso muerto convencional con 100kg, respetando la técnica y perdiendo tensión en la parada entre repeticiones. Esto es un objetivo concreto y motiva mucho más que simplemente ganar fuerza.

 

MOTIVARSE Y DESMOTIVARSE COMO UNA MONTAÑA RUSA

Esto lo veo continuamente. Es habitual que un novato te comente que en 3 meses quiere mejorar en X kg o ganar Y cantidad de músculo. Números desorbitados, por su puesto. Y alentados por las fuertes mejoras iniciales que siempre se obtienen haciendo casi cualquier cosa.

El Templo de la Fuerza - Reflexiones (II) - Los errores de un novato - Imagen 7
Imagen 7 – Es muy importante el sentirse motivado. (Fuente: enlace).

Luego viene la realidad y con ella la desmotivación. Al tiempo, cambiando de rutina, alimentación o descansando más vuelve un pico de forma y con él la supermotivación. Una montaña rusa que algunas veces descarrila en uno de esos baches y acaba por propiciar el abandono final del ejercicio.

A alguien que está empezando a veces es difícil explicarle que esta montaña rusa no hay que verla con miedo, sino como una atracción, como lo que es. Algo divertido y dinámico.

 

MIEDO

El miedo, la gran barrera ante cualquier nueva situación. Paraliza nuestros actos y hace que florezca nuestra peor versión.

En el gimnasio el miedo puede manifestarse de muchas maneras. Una persona con sobrepeso puede sentir temor a que se rían de ella por su físico o al ejecutar algunos movimientos. Al delgado a no dar la talla y mover un peso que él considera ridículo. A la chica a pisar una sala de pesas donde suele ser territorio exclusivo de hombres. Miedo a fracasar, a no dar la talla o a sentirse inferior, sea cual sea el origen has de pensar que es solo un estado mental y que al final lo único importante en este juego eres tú.

No dejes que nadie entorpezca tu camino, y menos tú mismo.

 

RESUMIENDO…

Si tuviera que resumir todo esto en un único consejo sería el siguiente:

Encuentra una disciplina que te apasione. Aprende y ponlo en práctica. Ten paciencia y analiza tu caso particular. Adapta y sigue aprendiendo. Proponte una meta, pero no un camino fijo. Experimenta y no tengas miedo al fracaso. Ten los pies en la tierra y disfruta del proceso. Ofrece echar una mano y no pongas zancadillas.

 


Imagen de portada: flickr – 2-Dog-Farm – A bright new life

Difunde más allá del Templo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Suscripción

Introduce tu dirección de correo para estar al tanto de lo que pasa en el Templo del la Fuerza
Tu dirección de correo únicamente se empleará para enviarte información sobre las novedades de El Templo de la Fuerza, gestión de suscripciones y moderación de comentarios.
Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu consentimiento para que tus datos sean tratados de la forma descrita.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *