¿Máquinas o pesos libres?

De unos pocos años hasta nuestros días, y probablemente gracias a personas con relevancia en las redes sociales, se ha incrementado notablemente la demanda de pesos libres. Los gimnasios se han tenido que ir adaptando y donde antes había una jungla de complejas estructuras se han ido abriendo paso pequeños claros donde pastan aquellos bajo el estandarte del powerlifting, strongman, halterofilia, CrossFit o calistenia, entre otros menos numerosos.

Máquinas o pesos libres - Imagen 1- Gimnasios
A la izquierda un gimnasio orientado a los pesos libres [Fuente: Untamed Strength] y a la derecha uno con una alta presencia de máquinas [Fuente: Barbend].

Pareciera que el reino de las máquinas debiera capitular y dejar paso a al nuevo arsenal de modernas barras, piedras de Atlas, pesas rusas, sacos, cuerdas, trineos, cadenas, pelotas, maletas y un largo etc. que haría pensar en la obsolescencia del entrenamiento clásico de poleas, barras guiadas, plataformas móviles y demás instrumentos nacidos del gran auge de los gimnasios hace ya varias décadas. ¿Deberíamos dejar definitivamente a un lado en entrenamiento con máquinas o por el contrario tenderles una mano? Veamos cómo se defienden.

QUÉ SE CONSIDERA MÁQUINA

La definición que nos deja el diccionario de máquina es muy amplia, pero creo que todo aquel que habite entre hierros tiene un concepto bastante certero. Todas ellas de algún modo dirigen la fuerza que aplicamos a través de las mismas antes de alcanzar una carga guiada, al contrario que en los pesos libres donde nuestras energías van a parar directamente a un lastre que posee una gran libertad de movimiento. Qué mejor que algunos ejemplos para hacer notar la diferencia:

Máquinas o pesos libres - Imagen 2- Máquinas VS Pesos libres
A la izquierda un trabajo de piernas con máquina (prensa, arriba) y con peso libre (sentadilla, abajo) [Fuente: T-Nation y T-Nation]. A tu derecha press banca en máquina Smith arriba y abajo libre [Fuente: Musqle  Untappedsupplement].

EL CARA A CARA

Nadie duda de la versatilidad de barra y discos frente a las máquinas, por lo que para lograr trabajar un mismo número de músculos necesitaremos un mayor espacio e inversión para las últimas. No obstante, muchos propietarios de gimnasio ven con muy buenos ojos la baja supervisión que necesita el usuario, por lo que el ahorro en personal a largo plazo puede cubrir los puntos anteriores.

No es raro que el mantenimiento de las máquinas brille por su ausencia, factor relevante, en particular cuanto más complejas sean. Un descuido en este punto puede hacerlas inutilizables o peligrosas en caso de rotura.

El comparar nuestra progresión con otra persona o con nosotros mismos se vuelve una tarea complicada cuando hablamos de la gran oferta de máquinas para un movimiento semejante. La carga que mueves en una prensa puede ser muy diferente de un gimnasio a otro, por ejemplo. Eso sin ni siquiera entrar a considerar hipotéticos impedimentos propiciados por el ya mencionado mal mantenimiento.

En el grueso de las máquinas no se nos exige un control sobre la carga, suele estar todo bastante guiado. En una sentadilla en máquina Smith no se requiere el mismo equilibrio que en sentadilla, lo que puede permitir mantener el foco en la generación de la fuerza más que la calidad de la misma. Esto, que puede resultar beneficioso en aquellos con cierta solvencia en la técnica de sentadilla libre, puede ser un problema en novatos donde una carencia de aprendizaje sobre el control motor pude derivar en un atleta ineficiente fuera de los ejercicios en máquina.

Máquinas o pesos libres - Imagen 4- Carrera de obstaculos y fuerza
Los pesos libres van más allá de las barras, atañen al levantamiento de diversas cargas, empujes varios, tirones de todo tipo amén del trabajo con el propio peso corporal. Por todo ello a un atleta de fuerza con este tipo de entrenamiento le costará menos adaptarse a nuevos movimientos. [Fuente: Menshealth].

En este aspecto los pesos libres dotan al deportista de una mayor transferencia hacia otras actividades más dinámicas gracias a una rápida adaptación motora nacida de un aprendizaje forjado en el control del equilibrio. Además, si tenemos en cuenta que cada vez pasamos más horas sentados los pesos libres son una buena forma de no descuidar la fuerza en una postura erguida.

Es cierto que uno de los impedimentos de los pesos libres es el ruido que pueden llegar a generar en una caída: barra con discos, cadenas, piedras de Atlas, mancuernas, etc. que en algunos gimnasios sin el pavimento adecuado pueden ser un auténtico problema.

Máquinas o pesos libres - Imagen 3- Barra cayendo
Lu Xiaojun soltando la barra con un suelo adecuado para tal efecto. Si no fuera así la barra se iría degradando con el tiempo, al igual que el suelo. En un gimnasio debe tenerse en cuenta además el riesgo y molestias que se pueden derivar en pisos inferiores si se cuanta con ellos. [Fuente: All Things Gym].

Volvamos a las máquinas para cerrar su alegato. Un gran número de ellas ofrecen un cambio rápido de la resistencia a vencer, además de cómodo, no como sucede en la mayoría de pesos libres donde debemos ir de allá para acá cargando con discos, mancuernas, sacos, etc. [ejercicio que a mí me parece cojonudo, sea dicho de paso]. Esta facilidad para la alternancia de pesos confiere cierta variedad a nuestra forma de entrenar, como el trabajo en series descendentes al fallo con descanso mínimo de manera, además, más segura.

Máquinas o pesos libres - Imagen 5- Selección de placas de peso
Con un simple gesto de unos pocos segundos en algunas máquinas podemos realizar saltos importantes de peso. [Fuente: Tworepcave]

Se habla mucho sobre la poca adaptabilidad de las máquinas a nuestras proporciones, pero creo que actualmente las primeras marcas cuidan bastante este detalle y salvo que tengamos un cuerpo muy poco común este aspecto queda bastante bien cubierto. No es lo mismo que con un peso libre, pero a día de hoy no lo veo una gran tara.

LA OPINIÓN

La mente del ser humano parece entender únicamente de posiciones binarias, o estás conmigo o estás contra mí. Esta teoría se puede respaldar con cientos de ejemplos: derecha o izquierda [política], Real Madrid o Barça [fútbol], PlayStation o Xbox [videoconsolas], Apple o Microsoft [informática], etc., etc., etc., etc….

Los que me conocen un poco posiblemente apostarían a que mi mano se tiende hacia lo pesos libres. Y así es, siempre que necesariamente tuviera que elegir entre uno u otro a la fuerza. Tengo el convencimiento que con los pesos libres alcanzamos antes un desarrollo equilibrado, especialmente si habláramos entre un híbrido de calistenia y strongman. Es más, creo que las máquinas no son estrictamente necesarias para el entrenamiento de la fuerza.

Esto no implica que no aporten nada ni mucho menos, ya que pueden introducir variedad a tus entrenos, dando un nuevo estímulo mental y físico. Puede parecer poca cosa, pero en esos pequeños detalles está lo divertido de todo esto.


Fuente de portada [Pinterest]: Moviemania.io

Difunde más allá del Templo

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *