El mejor camino conocido

Sé que os debo un artículo, uno sobre los esteroides anabolizantes. Con él estoy cuando los quehaceres me lo permiten. Quiero dejaros la mejor información, así que os ruego cierta paciencia.

No obstante, hoy me apetece escribir sin pesadas lecturas ni horas de recopilación que entorpezcan el flujo. Soy consciente de que pocos terminarán la lectura y que poco o nada de tráfico me traerá este escrito. No obstante, considero que con lo aquí tintado poco o nada más hay que añadir a lo que alguien precisa para construir su propio camino en cualquier faceta. Me gustaría compartir con vosotros el método científico.

Entonces no te sentirás perdido al tener que abandonar este paraíso, sino que poseerás un paraíso dentro de ti, mucho más dichoso … Cogidos de la mano, lentamente y con paso vacilante, salieron del Edén y emprendieron su solitario camino.

John Milton, El paraíso perdido

 

Si os fijáis, al pie del blog descansa la siguiente frase:

“Estudia, adapta, ejecuta, mide, analiza y experimenta”

A mi parecer, con estas simple palabras queda perfectamente definido el camino que cada uno de nosotros debe seguir si quiere conquistar el éxito en cualquier disciplina. El estudio de la fuerza no es una excepción.

Estudia -. En primer lugar, debemos evitar caer en el saco de los ignorantes. Desgraciadamente la inmensa mayoría de la población vive a expensas de lo que las grandes compañías dictaminan. En un campo como el nuestro, el deporte de fuerza, no paran de salir nuevas metodologías, suplementos, dietas y demás elementos comercializables cuya principal característica de llegada al cliente es una potente maniobra publicitaria.

Tenemos más información que nunca en nuestras manos. Más allá de los libros podemos consultar casi cualquier cosa en el océano digital. Desgraciadamente muchos de los datos ofrecidos no pasan por filtro alguno. El método científico nos sirve a modo de escudo, de tal modo que nos hará recoger únicamente los buenos frutos.

Consultar varias fuentes y desestimar aquellas donde no se expongan los suficientes argumentos. Tienes que estudiar y reflexionar. Busca en el pasado para poder entender mejor el presente.

En buena lógica, ¿no debería la mente del orador conocer la sustancia del tema sobre el que se dispone a hablar?

Platón, Fedro

 

Adapta -. La siguiente parada es adaptar lo estudiado a tu caso particular. Ya lo hemos hablado en otras ocasiones, pero los estudios arrojan por lo general resultados globales para el grueso de la población analizada.

Es por esto mismo que lo estudiado debe individualizarse. Y para poder hacer esto debemos tener una gran capacidad de gestión de la información. Si no sabemos interpretar y aplicar simplemente somos una enciclopedia andante. Lleva lo aprendido a tu terreno.

Por ejemplo, muchas personas caen en el error de que solo existe un modo de realizar una técnica adecuada de los ejercicios. Estructuras diferentes requieren patrones diferentes.

Ejecuta -. Para poder dar validez a nuestras teorías debemos confirmarlas en el laboratorio, en nuestro caso en el centro de entrenamiento. Si lo que dábamos por bueno sobre el papel no se plasma en la realidad hay que darle otra vuelta, y en última instancia desechar la idea primigenia.

No temas a los errores, forman parte del juego. Solo debes darte cuenta de ellos y saber gestionarlos.

Mide -. Las magnitudes físicas son medibles y por tanto cuantificables. Si deseamos estudiar la velocidad de un movimiento debemos relacionar dos magnitudes físicas como son la distancia (metros, [m]) y el tiempo (segundos, [s]). La metodología empleada es fundamental. Podremos encontrarnos con variaciones importantes con respecto a la realidad si el aparato de medida no es el adecuado o si la persona encargada de la recogida de datos no tiene la preparación adecuada.

Ahora disponemos de muchos más medios tecnológicos que hace unas décadas. Tenemos encoders que nos permiten medir la velocidad, aceleraciones, distancias y demás magnitudes que arrojan un montón de información. Los móviles también nos pueden ayudar a nuestras tareas con aplicaciones y modernas cámaras de vídeo, sin olvidarnos de todos los programas informáticos para el PC.

Analiza -. Con todo lo anterior en la mano es hora de interpretar los resultados. Esta es la parte más laboriosa del proceso, pues requiere tiempo y agilidad mental para encontrar patrones en la vorágine de datos.

Dado que únicamente las matemáticas puras son precisas, tan solo nos queda tratar de acercarnos lo máximo posible al modelo real, estableciendo aproximaciones.

Es posible que en una teoría en la que has estado trabajando tiempo sea totalmente incorrecta y debas descartarla por completo. No tengas miedo a eso.

Experimenta -. Otra pieza clave de este gran puzle. Si no jugamos con todo lo que tenemos en la cabeza no se logran los avances.

Aunque leas estudios que contradicen cierto sistema de entrenamiento no te pares ahí, haz tus propias pesquisas. No des nada por sentado.

 

El método científico no es perfecto, simplemente es la forma más cercana a la realidad que hemos encontrado para poder entenderla y relacionarnos con ella. El sistema de autocorrección constante nos permite cada vez ir aproximándonos más a ella. Os dejo con unas palabras del divulgador cintífico Carl Sagan:

La ciencia nos invita aceptar los hechos, aunque no se adapten a nuestras ideas preconcebidas. Nos aconseja tener hipótesis alternativas en la cabeza y ver cuál se adapta mejor a los hechos. Nos insta a un delicado equilibrio entre una apertura sin barreras a las nuevas ideas, por muy heréticas que sean, y el escrutinio escéptico más riguroso: nuevas ideas y sabiduría tradicional.

Carl Sagan, El mundo y sus demonios

 

El hombre se hace más fuerte por su intelecto más que por nuestra naturaleza física. Nos vemos en próximos artículos.

 


flickr – Sudhamshu Hebbar

Difunde más allá del Templo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Suscripción

Introduce tu dirección de correo para estar al tanto de lo que pasa en el Templo del la Fuerza
Tu dirección de correo únicamente se empleará para enviarte información sobre las novedades de El Templo de la Fuerza, gestión de suscripciones y moderación de comentarios.
Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu consentimiento para que tus datos sean tratados de la forma descrita.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *