Trilogía de la fatiga (1/3) – El rol de la fatiga neuromuscular

La fatiga, o más concretamente la fatiga neuromuscular, es un tema de alta importancia a la hora de desarrollar un programa para la mejora del rendimiento deportivo.

Dado el peso del tema a tratar voy a dividir el análisis de la fatiga en tres grandes bloques, cada uno asociado a una entrada en el blog:

  • Trilogía de la fatiga (1/3) – El rol de la fatiga neuromuscular
  • Trilogía de la fatiga (2/3) – Cómo medir la fatiga neuromuscular
  • Trilogía de la fatiga (3/3) – Entrenar al fallo neuromuscular

Sin más dilación comencemos con el primer capítulo, El rol de la fatiga neuromuscular:

 


OBJETIVO

  • Conocer el rol de la fatiga en las actividades deportivas de alta intensidad.
  • Origen de las agujetas o DOMS (Delayed Onset Muscle Soreness o dolor muscular tardío).

 

A cualquier persona a la que se le hable de fatiga se hace una idea muy acertada sobre su significado, aunque no sepa definirla con exactitud. Eso es porque quién más o quien menos ha caído en su trampa más de una vez.

El Templo de la Fuerza - Articulo 2 - Trilogía de la fatiga (1/3) - El rol de la fatiga neuromuscular - Perezoso
Todos hemos entendido al perezoso alguna vez. (Fuente: flickr – Pierre Pouliquin ; pixabay: Clker-Free-Vector-Images. Modificación propia).

Pese a que por desgracia ya sois plenamente conscientes de cómo sabe la fatiga, me veo en la obligación de presentar a tan maquiavélica compañera de entreno. Dado que nos encontramos en un sitio donde se rinde culto a la fuerza, yo definiría la fatiga neuromuscular como:

Pérdida de la capacidad para producir fuerza en el desarrollo de una actividad

Ahora lo interesante es conocer por qué se produce esta pérdida de rendimiento.

 

EL FIN DE LA FATIGA

Normalmente se asocia la fatiga neuromuscular con un proceso indeseable, molesto y que no sabemos muy bien su razón de ser salvo la de fastidiarnos. Pues bien, todo lo contrario. Según nos cuenta la evidencia, su rol es más bien protector, pero antes de darle este parabién vamos a detenernos por un segundo a indagar un poco más sobre ella.

Como ya vimos en el primer artículo cuando queremos mover un músculo se desencadenan una serie de procesos que van desde el cerebro hasta, en última instancia, la fibra muscular. Dividiremos la sensación de fatiga en dos mecanismos, central (sistema nervioso) y periférico (músculos). De ahí la denominación de fatiga neuromuscular.

La aparición de la fatiga central como la periférica van a depender de un gran abanico de factores, como puede ser el tipo de entrenamiento (intensidad y músculos implicados), condición física del individuo y las condiciones climatológicas.

El Templo de la Fuerza - Articulo 2 - Trilogía de la fatiga (1/3) - El rol de la fatiga neuromuscular - Carrera nieve
La fatiga viene determinada entre otros factores por la climatología. (Fuente: flickr – will_cyclist).

El ejercicio intenso provoca alteraciones metabólicas de gran impacto sobre las células, por lo que es lógico pensar que el propio cuerpo emplee sistemas de detección, análisis y actuación. Todo este protocolo se entrelaza entre los elementos que forman el sistema central y el sistema periférico.

Por lo tanto, la fatiga es una manifestación de todos los procesos que se desencadenan para impedir una degradación muscular fuera de lo tolerable. A día de hoy no se puede culpabilizar a ninguno directamente, por lo que se entiende que es multifactorial.

 

FATIGA CENTRAL

Está relacionada con el sistema nervioso central (encéfalo y médula espinal), el encargado de dar la orden a la fibra para que realice la contracción mediante la liberación de calcio por parte del retículo sarcoplasmático (es un depósito donde la célula guarda iones de calcio Ca2+ que se usan para gobernar la tensión muscular).

La fatiga neuronal afecta a las órdenes enviadas. Entre otros muchos factores, puede deberse a las variaciones de pH (acidez) que suceden durante el ejercicio, pero todavía debe profundizarme más para conocer todos los mecanismos implicados.

La resistencia al abandono de la voluntariedad del ejercicio es algo practicable, y lo que lleva a muchos deportistas ir más allá y acercarse más al agotamiento fisiológico de los músculos. La fatiga a nivel central tiene un fuerte componente psicológico.

El Templo de la Fuerza - Articulo 2 - Trilogía de la fatiga (1/3) - El rol de la fatiga neuromuscular - Rafa Nadal
Hay deportistas cuya fuerza está en su cabeza. (Fuente: flickr – mirsasha).

El organismo, a modo de protección nos avisa de que debemos moderar la actividad, pero con una inyección de ánimos todos podemos ir un pelín más lejos.

 

FATIGA PERIFÉRICA

El objeto de este artículo no es el análisis fisiológico en detalle de lo que sucede en una célula muscular en la fatiga, pero trataremos de dejar unas pinceladas que nos evoquen lo que allí sucede.

Actualmente no se tiene muy claro si existe algún factor con mayor peso que los demás en la aparición de la fatiga periférica, pero sí existe una lista de posibles causas que se dan de manera prácticamente simultánea. Nombraremos las más destacadas:

  • Caída de los sistemas energéticos: La energía de los músculos es el ATP, que se obtiene tras una serie de complejos procesos de los sustratos obtenidos de los alimentos. Las células musculares tienen una pequeña reserva de ATP, pero ante el incremento de la intensidad del ejercicio éste habrá de ir reponiéndose.

    Este ATP se consigue por una serie de reacciones que parten de los sustratos donde existe una jerarquía. El peso de cada uno de las reacciones desencadenadas varía según la intensidad del ejercicio.

    Ante la previsión de esta necesidad energética el cuerpo cuenta con almacenes donde se guardan estos sustratos a la espera de ser requeridos para obtener ATP de ellos.

    Estos depósitos nunca llegan a vaciarse del todo, por lo que al igual que las siguientes causas, no es un determinante único de la fatiga. Simplemente se puede entender que existe un flujo de información por el cual el cuerpo es consciente de la drástica disminución de estas reservas energéticas, dando como consecuencia la sensación de fatiga.

 

  • Acumulación de desechos metabólicos: Las reacciones para la obtención de ATP generan una serie de compuestos, que durante la ejecución de la actividad pueden acidificar la célula, interfiriendo en su correcto funcionamiento.

    Esta disminución del pH celular tradicionalmente se ha achacado a la producción de ácido láctico, producto de desecho de la obtención de ATP en la reacción de la glucosa en ausencia de oxígeno. Cuando no es eliminado se disocia en lactato e iones de H+, creando una disminución del pH en la célula (acidosis). Esto se da más en aquellas actividades que no superen los pocos minutos.

    Las células tienen mecanismos para protegerse de esta acidificación del medio, por lo que el pH apenas desciende con respecto a los valores de reposo. No obstante, aunque el descenso es pequeño sí que puede influir sobre la producción de ATP.

    Otro problema derivado de la acidificación de la célula muscular es que puede afectar al retículo sarcoplasmático y por lo tanto a la correcta liberación de iones Ca2+, dificultando la contracción muscular en sí misma.

    Los niveles de pH se restablecen rápidamente a los pocos minutos de descanso tras un ejercicio intenso.

 

AGUJETAS

Es muy poco probable que las agujetas tengan relación con los productos cogenerados con el ATP de los que acabamos de hablar.

Hace años se pensaba que la acumulación de lactato “cristalizaba” en los músculos dando sensación de dolor. Esto se ha demostrado que no es así.

El Templo de la Fuerza - Articulo 2 - Trilogía de la fatiga (1/3) - El rol de la fatiga neuromuscular - Pain
El dolor (“pain” en inglés) de las agujetas se debe a deformaciones en la estructura de la célula. (Fuente: flickr – iMorpheus. Modificación propia).

Durante el ejercicio se producen cambios en la estructura de la fibra muscular tales como pequeñas rupturas, alteración en la disposición paralela de las fibras, edemas y otros cambios que pueden ocasionar inflamación. Determinadas sustancias liberadas en la inflamación serían percibidas por los sensores del sistema nervioso provocando la sensación de dolor.

Como comentamos al inicio del artículo, todo está conectado para darnos señales de aviso.

La aparición de agujetas está estrechamente relacionada con el trabajo excéntrico y en general a cualquier actividad que someta a las fibras musculares a una mayor tensión que la resistencia mecánica de las mismas.

Para prevenir el DOMS se considera que la mejor prevención es adecuar las cargas de entrenamiento a las posibilidades del deportista, evitando cambios bruscos en el volumen, intensidad o tipo de ejercicios.

 

CONCLUSIONES

A día de hoy todavía no están claros cuales son exactamente los mecanismos fisiológicos que nos llevan a la fatiga. Lo que es sabido es que depende de las condiciones ambientales, del tipo de ejercicio y de la condición física del individuo. Los mecanismos de la misma responden tanto a procesos neuronales (fatiga central) como los sucedidos dentro del musculo (periféricos).

Es muy probable que el objetivo de la fatiga sea el de proteger la integridad celular de las alteraciones producidas por el ejercicio intenso.

 

CONTINUARÁ…

Hasta ahora solo hemos visto la parte teórica de la fatiga, dando unas ligeras pinceladas sobre el proceso fisiológico.

En los próximos artículos hablaremos de cómo se mide y cuantifica la fatiga neuromuscular, además de las repercusiones que tiene sobre el entrenamiento. Serán publicaciones más prácticas y consecuentemente más útiles para la mayoría de vosotros.

 


Referencias:

Badillo, J. J. G. (2007). El entrenamiento de la fuerza para niños y jóvenes: pautas para su desarrollo. III Congreso Nacional Ciencias del Deporte, Pontevedra.

Badillo, J. J. G. (2012). El hoy de la fuerza. Presentación de Martínez, J. L. Cuadernos de atletismo nº61, XIX Jornadas Técnicas de la Escuela Nacional de Entrenadores, Madrid.

Badillo, J. J. G. y Ayestarán, E. G. (2002). Fundamentos del entrenamiento de la fuerza: Aplicación al alto rendimiento deportivo. Barcelona: INDE.

Badillo, J. J. G. e Izquierdo, M. (2006). Encuentro sobre alto rendimiento deportivo: la carga de entrenamiento y el rendimiento en fuerza y potencia muscular. Instituto Andaluz del Deporte, Junta de Andalucía, España.

Badillo, J. J. G., Duchateau, J. y Sánchez-Medina L. (2011). Monografía: la fuerza. Boletín de información sobre rendimiento deportivo, Instituto Andaluz del Deporte, núm. 1.

Badillo, J. J. G., Marques, M. C. & Sánchez-Medina, L. (2011). The Importance of Movement Velocity as a Measure to Control Resistance Training Intensity. Journal of Human Kinetics Special Issue 2011, 15-19.

Chicharro, J. L. y Vaquero, A. F. (2006). Fisiología del Ejercicio. Madrid: Ed Médica Panamericana.

Folland, J. P., Irish C. S., Roberts J. C., Tarr J.E. & Jones D. A. (2002). Fatigue is not a necessary stimulus for strength gains during resistance training. British Journal of Sports Medicine, 36:370–374.

Hohmann, A., Lames M. y Letzelter M. (2005). Introducción a la ciencia del entrenamiento. Barcelona: Paidotribo.

Izquierdo, M. (2008). Biomecánica y bases neuromusculares de la actividad física y del deporte. Madrid: Ed Médica Panamericana.

Izquierdo, M., Ibañez, J., Badillo, J. J. G., Häkkinen, K., Ratamess, N. A., Kraemer, W. J.,…Gorostiaga E. M. (2006). Differential effects of strength training leading to failure versus not to failure on hormonal responses, strength, and muscle power gains. J Appl Physiol, 100, 16647-1656.

Mutch, B.J.C & Banister, E.W. (1983). Ammonia metabolism in exercise and fatigue: a review. Medicine and Science in Sports and Exercise, Vol. 15, No. 1, pp. 41-50.

Sánchez-Medina, L., and Badillo, J. J. G.. Velocity Loss as an Indicator of Neuromuscular Fatigue during Resistance Training. Med. Sci. Sports Exerc., Vol. 43, No. 9, pp. 1725–1734, 2011.

Tortora, G. J., Derrickson, B. (2011). Principios de Anatomía y Fisiología. Madrid: Ed Médica Panamericana.

Wilmore, J. y Costill, D. (2004). Fisiología del esfuerzo y del deporte. Barcelona: Paidotribo.


Imagen de portada: flickr – Tom Woodward

 

 

 

 

Difunde más allá del Templo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Suscripción

Introduce tu dirección de correo para estar al tanto de lo que pasa en el Templo del la Fuerza

2 Comments

  1. Pedro
    26 octubre, 2016
    Reply

    Muy buen articulo.
    Esperando para ver la segunda parte cuanto antes 😀

    • admin
      26 octubre, 2016
      Reply

      Muchas gracias Pedro!

      En ello estoy y casi terminada. Esta segunda parte va a ser mucho más práctica e importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *